Grupo de trabajo multidisciplinar en hipertensión pulmonar del complejo hospitalario de Mérida

GRUPO DE TRABAJO MULTIDISCIPLINAR EN HIPERTENSION PULMONAR DEL COMPLEJO HOSPITALARIO DE MÉRIDA

En base a los datos que a continuación se exponen y a su directa relación con la hipertensión pulmonar, los servicios de Cardiología, Neumología, Reumatología, Medicina interna y Radiodiagnóstico hemos constituido un grupo de trabajo integrado por facultativos de cada especialidad con interés y conocimientos en la enfermedad. Con una periodicidad mensual, nos reunimos para debatir casos con sospecha o diagnóstico establecido de hipertensión pulmonar, aportando cada especialidad su experiencia, así como facilitando al paciente un acceso prioritario a las pruebas diagnósticas o intervenciones que se requieran en cada caso.

Las decisiones y actuaciones del grupo de trabajo estan avaladas por las guías de práctica clínica y en ningun momento sustituye a la Unidad de Referencia en esta materia. El objetivo final de nuestro grupo de trabajo es colaborar con la Unidad de Referencia en el proceso diagnóstico y terapeútico de estos pacientes, la intención de mejorar su pronóstico.

La hipertensión pulmonar(HP) es una entidad clínica producida por diferentes enfermedades y que se caracteriza por el desarrollo de cambios moleculares y anatómicos en la circulación pulmonar que conllevan un aumento de las resistencias vasculares pulmonares que conduce a una insuficiencia cardíaca derecha y finalmente a la muerte.

La hipertensión pulmonar puede presentarse en distintos procesos clínicos que se clasifican en 5 grupos:

Grupo 1: Hipertensión arterial pulmonar (HAP).

Grupo 2: HP asociada a enfermedad cardíaca izquierda (HPCI).

Grupo 3: HP asociada a enfermedad respiratoria y/o a hipoxemia.

Grupo 4: Hipertensión pulmonar tromboembólica crónica (HPTC).

Grupo 5: HP por mecanismos poco claros o multifactoriales.

La estimación más baja de la prevalencia de la hipertensión arterial pulmonar (HAP) y de la hipertensión arterial pulmonar idiopática es de 15 casos y 5.6 casos/millón respectivamente, y la más alta es de 26 y 9 casos/millón respectivamente.

En el registro español de hipertensión pulmonar (REHAP), la supervivencia descrita para los pacientes con hipertensión arterial pulmonar idiopática fue del 89%, 77% y 67% al primer, tercer y quinto año respectivamente. Actualmente, aunque se han producido importantes progresos, todavía no se ha conseguido la curación de la enfermedad.

El screening de la hipertensión arterial pulmonar en sujetos asintomáticos pertenecientes a ciertos grupos de riesgo para desarrollarla, ha sido recomendado formalmente en las guías de manejo de la enfermedad. En este grupo se incluyen las enfermedades del tejido conectivo (ETC), como la esclerodermia, que con más frecuencia desarrollan HAP en su evolución. La ventaja teórica de un diagnóstico precoz estriba en la posibilidad de iniciar un tratamiento temprano en fases iniciales (clase I-II WHO), lo que permitiría retrasar la progresión de la enfermedad a medio y largo plazo. Los datos actuales de los registros de HAP muestran que el diagnóstico continua realizándose de forma tardía, con un 75% de pacientes en clase funcional III- IV.

La hipertensión pulmonar tromboembólica crónica (grupo 4) es una forma de hipertensión pulmonar asociada a una importante morbimortalidad y que puede aparecer evolutivamente tras un episodio de embolia aguda pulmonar hasta en el 4% de los casos. La principal ventaja de un diagnóstico certero y precoz radica en que es una causa de hipertensión pulmonar susceptible de curación mediante tromboendarterectomía.