Arritmias

ARRITMIAS

El servicio dispone de la dotación necesaria para el estudio y tratamiento de forma no invasiva del síncope y de las arritmias cardiacas. La monitorización holter, la cardioversión eléctrica, la prueba de basculación y el test de flecainida componen el núcleo fundamental de técnicas en este área.

Cardioversión Eléctrica

Consiste en administrar una descarga eléctrica al corazón, para tratar de eliminar un ritmo cardiaco anómalo (arritmia) y esperar que aparezca el ritmo cardiaco normal. Esta descarga se aplica a través del tórax, se realiza con el paciente sedado y habitualmente de forma programada.

Estudio del QT

Las alteraciones del intervalo QT en el electrocardiograma se asocian a síncope y muerte súbita en jóvenes sin cardiopatía estructural asociada. El diagnóstico precoz y la evaluación del mismo son esenciales para establecer el pronóstico y el tratamiento más adecuado.

Electrocardiograma. Fundación Española del Corazón.

Holter Cardiaco

Es un dispositivo que permite el registro del electrocardiograma del paciente al menos 24 horas. Sirve fundamentalmente para detectar o evaluar arritmias y relacionarlas con posibles síntomas del paciente. Indicado en el estudio del síncope, palpitaciones y determinadas enfermedades cardiacas.

Holter. Fundación Española del Corazón.

Test de Flecainida

La administración de Flecainida intravenosa en pacientes con sospecha de Síndrome de Brugada puede desenmascarar el electrocardiograma característico. Este síndrome esta asociado a muerte súbita en jóvenes con un corazón estructuralmente normal.

Síndrome de Brugada. Fundación Española del Corazón.

Test de Adenosina

La Adenosina por vía intravenosa pretende provocar un bloqueo aurículoventricular transitorio. En el caso de no producirse y aparecer unos hallazgos electrocardiográficos específicos, ponemos de manifiesto la existencia de una vía anómala asociada al síndrome de Wolff-Parkinson-White o WPW.

Síndrome WPW. Fundación Española del Corazón.

Test de Mesa Basculante

El paciente inicialmente tumbado se sitúa en posición vertical con una inclinación entre 60-80º. Se evaluan fundamentalmente la aparición de síntomas, así como las modificaciones en el ritmo cardiaco y la tensión arterial durante la prueba. Está indicada en el estudio de determinados tipos de síncope.